Es muy positivo que habléis con vuestros hijos de su día a día porque así os puedan explicar sus inquietudes y estéis más cerca de sus emociones cotidianas. La única pega es que a veces a la pregunta de: cómo te ha ido al cuelo hoy? La respuesta suele ser un escueto “bien” y aquí se acaba cualquier posibilidad de conversación.

Si estás entre los padres que se quedan con ganas de saber algo más, te ofrecemos unas cuántas estrategias por habla con tus hijos y preguntas para averiguar como los fue realmente a la escuela.

1. Encuentra el momento adecuado. No se los preguntes cómo se los ha ido la escuela justo cuando están entrando por la puerta o mientras estás haciendo otras cosas. Estarán más abiertos a comunicarse contigo si perciben que no es una pregunta rutinaria y los escucharás.
2. Dale tu atención. Sienta con ellos, a merendar por ejemplo, y dedica unos minutos a preguntarlos debidamente por su día. Tú también puedes explicarlos alguna anécdota para romper el hielo.
3. Mantén lejos los aparatos electrónicos, puesto que habitualmente entorpecen el diálogo con las personas que tenemos más cerca.
4. Muéstrate comprensivo: es importante crear un clima de confianza que favorezca la comunicación. Déjalos que se expresen y que te expliquen sus ideas y problemas. Intenta comprenderlos y si es necesario, dales algún consejo.
5. Si muestran rechazo, no insistas. Igual que los adultos, los niños a veces no tienen ganas de comunicarse. Hazlos saber que estás abierto a escucharlos en cualquier momento.

Aquí te damos algunas ideas de las preguntas que puedes hacer por niños de 3 a 10 años más o menos, algunas las hemos encontrado en la red y otras son de nuestra cosecha.

¿Qué clase ha sido la más divertida hoy?
¿Si te tuvieras que cambiar de lugar, junto a quien te pondrías?
¿Qué ha sido lo más divertido del patio?
¿Hay alguien a clase con el que no hablas nunca?
¿Cuál es lo profe más serio de todos?
¿Si tus compañeros fueran animales, cuáles serían?
¿Qué juego está de moda en el patio?
Explícame lo momento más gracioso de toda la mañana
¿Cuál es tu lugar preferido?
¿Qué asignaturas eliminarías y por qué?
¿Qué te gustaría que enseñaran al cole?
¿Algún compañero que no conocías bien se te ha acercado últimamente?
¿Quién ha sido el protagonista del día para ti?
¿Cómo titularías el día de hoy?
Imagina que las mascotas fueran al cole, ¿qué crees que pasaría?
¿A quién de la familia te gustaría invitar un día en tu clase?
Si pudieras cambiar algo de la decoración de tu clase, ¿qué harías?
Imagina que puedes gritar lo que quieras subido a una mesa de la clase, que seria?
Todos bailan en el cole, qué canción pondrías?
Te cambiamos de escuela y te puedes llevar 4 compañeros, ¿cuáles serían?
¿A quién enviarías a estudiar muy lejos?
Si hoy hablara con tu profesor, ¿qué me explicaría de tí?
¿Cuál ha sido la palabra que más se ha repetido hoy en la escuela?
¿De que se habla estos días en el cole?
¿Quién es el niño más feliz? ¿Por que te parece el más feliz?

De estas preguntas pueden salir otras muchas, ¡y pueden dar lugar a charlas muy curiosas! Es importante que estemos receptivos y pacientes. Puede costarle un poco abrirse, pero cuando lo haga será muy divertido y le encantará seguir haciéndolo.