La Programación Neurolingüística (PNL) fue creada en los años setenta por Richard Bandler (matemático y psicólogo) y John Grinder (lingüista interesado en los procesos de terapia psicológica), que eran investigadores de la Universidad de Santa Cruz. Bandler y Grinder se plantearon la posibilidad de detectar y analizar la manera como se comportan las personas que en su campo profesional son reconocidas por la suya eficacia y habilidad y, a la vegada, estudiar los planteamientos terapéuticos que se habían mostrado efectivos en la hora de ayudar las personas a cambiar positivamente sus vidas.

Pero, qué es la PNL?

La PNL es un conjunto de herramientas y técnicas de comunicación y cambio que nos permiten detectar los canales de comunicación (nuestros y de nuestro interlocutor) para hacer más efectivo el acto comunicativo y que nos ayudan a reenfocar experiencias pasadas para liberarlas de su componente negativo y convertirlas en fuente de aprendizaje y de seguridad.

La PNL es el modelado de la excelencia, es decir, que se entiende como un medio para llegar a actuar como aquellas personas que consideramos punteras en cualquier aspecto de la vida.

La PNL representa un modelo de cambio, puesto que nos permite controlarnos en las situaciones comprometidas y decidir cuál será nuestro comportamiento, nuestra realidad.

La PNL es, sobre todo, una práctica, un conjunto de patrones, habilidades y técnicas para pensar y actuar de manera efectiva en la vida. Por la PNL es útil todo aquello que ayuda las personas a conseguir sus propias fin tieso teniendo en consideración las circunstancias de su contexto.

A pesar de que el concepto puede parecer, a primera vista, difícil de comprender y/o de recordar, si en basura una descomposición lingüística y lo analizamos, encontraremos que está formado por las partes siguientes:

Programación: es un término extraído de la teoría sistémica y de la cibernética y hace referencia en los “programas mentales” o patrones de comportamiento que se repiten de manera *sistemática en la vida de las personas. Nuestros pensamientos, nuestras emociones y nuestras acciones siguen patrones sistemáticos, puesto que parten de un sistema mental aprendido desde el mismo momento del nacimiento con el cual vamos construyendo la representación de nuestro mundo. Desde la *PNL, el término «programación» se entiende como la codificación de las vivencias propias o, con otras palabras, como la posibilidad de modificar los actos y pensamientos propios con el fin de obtener unos resultados específicos.

Neuro: es una forma prefijada del término «*neûron» («nervio») que, en este caso, hace referencia al sistema neurológico, a la forma como utilizamos los sentidos para traducir las vivencias y representarlas mentalmente (tanto de manera consciente como inconsciente). Representa la tesis, defendida desde la PNL, que todo comportamiento es el resultado de unos procesos neurofisiológicos. También se refiere a la fisiología y a la mente y a cómo ambas funcionan como un sistema único. PNL, pensar, recordar, crear, imaginar y otros procesos cognitivos son el resultado de programas ejecutados por el sistema nervioso. Averiguar como pensamos y la singularidad de nuestros procesos mentales nos permitirá modificar puesto que aquellos comportamientos que nos “boicotean” y que nos impiden mejorar en alguna de las áreas de nuestra vida.

Lingüística: la lingüística se refiere a la manera como utilizamos el lenguaje para explicar, tanto a nosotros mismos como a los otros, las experiencias vividas. Los patrones del lenguaje son una expresión del que somos y de cómo pensamos y, en este sentido, el término «lingüística» hace referencia a como los procesos de conducta y de pensamiento se convierten en “modelos” a partir de la representación, ordenación y secuenciación que hacemos

Las aplicaciones de la PNL son diversas:

Aplicaciones terapéuticas y educativas: gestionar la ansiedad, el estrés, las fobias, la falta de autoestima, los cambios de creencias, etc.
Aplicaciones organizativas: gestionar la motivación, los conflictos, la comunicación, las negociaciones, la persuasión, los problemas de relación, etc. a través del lenguaje y de los sistemas de comunicación.

A continuación concretamos cuáles son las aplicaciones terapéuticas y educativas, que son las que más nos interesan:

PNL en niños
Aplicada a la infancia permite resolver en pocas sesiones dificultados de comportamiento como: ayudar a verbalizar sus preocupaciones y angustias, a entender a los otros…

La PNL ofrece técnicas de intervención eficientes para tratar varias dificultades personales que a menudo están relacionadas con la falta de confianza en sí mismo.
En las sesiones de PNL con niños pueden ayudarlos en los diferentes ámbitos de la vida de los niños:

Ámbito familiar: circunstancias como la posición del niño en la familia, rivalidades entre los hermanos, enfermedades, dificultad para expresarse…
Ámbito escolar: pueden darse situaciones como la hiperactividad, la agresividad, los problemas de concentración, timidez, fracaso escolar…
Ámbito emocional: el niño puede experimentar miedos, fobias, pesadillas, irritabilidad, impulsividad, rabietas…

PNL en adolescentes
Las sesiones de PNL con adolescentes pueden ayudar en situaciones diversas:
– Ámbito familiar: conflictos con los padres, separaciones, encontrar su lugar en la familia, lutos…
– Ámbito escolar: hiperactividad, problemas de concentración, falta de motivación, absentismo escolar…
– Ámbito emocional: miedos, fobias, agresividad, rabia…
– Ámbito comportamental: consumo de alcohol, drogas, comportamiento de riesgo…

Gracias al trabajo con la PNL, los niños y los adolescentes aprenden a conocerse y a expresarse mejor, a encontrar su lugar y desarrollar nuevas capacidades apoyándose en sus propias experiencias de éxito.

¿Quieres saber como puede ayudarte la PNL?  Entra a www.aprendeaestudiar.es y verás como lo aplicamos en el estudio.

Recuerda, si tienes alguna consulta, ¡no dudes al preguntarme!

Jessica Ibañez